AJOBLANCO DE ANACARDOS Y MELÓN

AJOBLANCO DE ANACARDOS Y MELÓN

Tengo un amigo, músico y compositor, que alguna vez me ha contado cómo, a veces, las mejores canciones surgen en los momentos en los que menos te esperas, que a veces hay canciones que no siguen el proceso habitual de creación, que de golpe te encuentras con un álbum casi terminado pero te falta una canción para rematarlo y que en esos momentos, coge su guitarra, cierra los ojos, inspira, siente en su interior y en 10 minutos sale esa canción que le faltaba, y suele ser un temazo. Esos momentos surgen en cualquier lugar, en el baño, en el jardín, en la cama,…no importa el lugar, surgen de dentro.

Algo parecido me ha pasado con esta receta. Yo, muy fan de todas las versiones de gazpachos y sopas frías, andaba ya hace tiempo detrás de conseguir mi propia receta de ajoblanco. Si te digo que hace más de un año que la voy persiguiendo, no te miento. Así, que hace unas semanas, después de mis vacaciones reparadoras, surgió, sin dificultad, en 10 minutos, y para mi asombro, la que considero uno de mis temazos, de este álbum de singles de recetas que a poco a poco se va construyendo.

Así que, esta es una receta muy especial, porqué surgió de esos momentos que cierras los ojos, sientes y dejas que el corazón guíe tus manos, luego la intuición se encarga de afinar las medidas, por supuesto!

La servimos en nuestro último proyecto, sólo puedo decirte que nos pidieron la olla con los restos.

Este ajoblanco tiene poco de ajoblanco, voy a ser honesta, porqué no lleva nada de pan, cosa que buscaba, nada de almendras, porqué no conseguía la textura con ellas, y poquísimo de ajo. Pero me gusta llamarle ajoblanco.

La he puesto en la categoría de “recetas mindfulness” porqué hay que sentirla, estar presente, porqué vas a notar la sutileza del aceite de limón asado, la cremosidad de los anacardos, la delicadeza del melón, y la chispa respetuosa del ajo.

INGREDIENTES (3 personas)

1 vaso de anacardos crudos (a remojar en abundante agua unas 8 horas)

150-200gr de melón sin piel (más o menos, a tu gusto, un poco más por si quieres hacer unas bolitas)

3/4 vaso de agua (más o menos según la cremosidad que busques)

1 diente de ajo (pelado y sin el germen)

2 CS vinagre de manzana

sal no refinada

Aceite de oliva virgen extra

Decoración: aceite de limón asado, bolitas de melón con aceite de ove y sésamo negro, brotes (yo usé de guisantes)

PROCEDIMIENTO

Escurre los anacardos y limpia con abundante agua fría bajo el grifo. Ponlos en un vaso batidor junto con el melón a trozos (si quieres añádelo a trozos para ajustar a tu gusto), el diente de ajo, el vinagre de manzana, el agua mineral y la sal. Tritura hasta conseguir una textura sin grumos, muy, muy cremosa. Reserva en un recipiente y guárdalo en la nevera para servir muy, muy frío.

Sirve con la decoración que te apetezca.

TIPS DE CREATIVIDAD

No lo he probado pero creo que con pera dulce también quedaría muy bien, oh! y también con chirimoya, verdad? Si haces la prueba escríbeme en comentarios y lo compartimos!



Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar